Tercer Templo judío y marihuana legal: el “Zehut” de Moshe Feiglin apunta a la próxima Knesset

Estándar
Ofer Laszewicki Rubin – Tel Aviv

A un observador externo podría sonarle bizarro, pero el mito de que en la política israelí todo es posible es cierto. Moshe Feiglin, ex parlamentario del Likud y considerado extremista judío por defender la construcción del Tercer Templo judío en el Monte del Templo o Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, está copando titulares en la prensa israelí por su extravagante oferta electoral, que combina un férreo nacionalismo judío con la defensa a ultranza de la libertad de fumar cannabis.

Los defensores de la legalización, que como otras formaciones que defienden causas “minoritarias” no logran superar el porcentaje mínimo, han buscado en el pasado alianzas con otras formaciones para lograr implantar su agenda. En 2009, el partido pro-marihuana “Hoja Verde” se alió con el de los Supervivientes del Holocausto, pero tan solo recabaron un 0,07% de los votos (2.346). Diez años más tarde, los activistas en favor de la hierba, una causa aparentemente progresista, pueden verse atraídos a votar a una formación más a la derecha del Likud de Netanyahu.

Feiglin y su partido “Zehut” (identidad) pretenden llenar el hueco que deja el partido “Hoja Verde”, que por primera vez en veinte años no concurrirá a las elecciones. Por ello, los activistas pro-legalización se han volcado con el nacionalista y libertario Feiglin, que ha puesto la causa en la cima de sus prioridades. En una de sus últimas declaraciones, dijo que tan solo aceptaría entrar en una coalición de Netanyahu o su rival Benny Gantz si aceptan la legalización completa.

Con el apoyo del comediante y activista en favor de la marihuana Gadi Wilcherski, el partido presentó un plan para “terminar la persecución de los usuarios de cannabis” a través de “una regularización completa, basada en las restricciones que existen para la venta de alcohol”. Está por ver si la formación intenta capitalizar el cierre del canal de venta de marihuana “Telegrass” como una arma electoral.

Anuncios

La policía israelí clausura “Telegrass”, la comunidad virtual de venta de marihuana

Estándar
Ofer Laszewicki Rubin – Tel Aviv

Desde la pasada madrugada, al abrir el canal de “Telegrass”, incluido en la aplicación de mensajería Telegram, ya no aparecen nuevas e incesantes ofertas del estilo: “Llegó el vendedor del año a cuidaros, hermanas y hermanos. Sativa o índica, garantizamos la mejor calidad de cada flor. Credibilidad, servicio, mi equipo trabaja solo con la mejor calidad. Recogida en Tel Aviv, envíos a toda la zona centro”. Hasta nuevo aviso, un israelí ya no podrá pedir porros como si fueran pizzas a domicilio.

En la mañana del martes, la policía israelí anunció un gran operativo contra la masiva red de distribución de Cannabis de Israel “Telegrass”, arrestando a todos sus presuntos integrantes. Los 42 arrestos se produjeron en Israel, Estados Unidos, Ucrania y Alemania. Tanto el líder de la red como sus tres principales ayudantes fueron capturados.

Captura de una de las últimas ofertas publicadas en la red “Telegrass”

La operación cerró de un plumazo la operativa de la red, probablemente la más grande en venta de estupefacientes en Israel, que también ofertaba drogas duras como cocaína o MDMA. La plataforma contaba con miles de vendedores y decenas de miles de clientes, que podían pedir droga por mensajería con total discreción.

A pesar de que los empleados y compradores del canal operaban bajo el anonimato que ofrece la política de privacidad y encriptación de mensajería de Telegram, la policía anunció que fue capaz de descubrir sus identidades tras una investigación de varios meses. En febrero del pasado año, se revelaron en internet los datos de 3.500 vendedores, incluyendo nombres y detalles personales.

Los arrestados serán interrogados bajo la sospecha de fundar una organización criminal, traficar con drogas peligrosas, establecer pactos criminales, lavado de dinero, entorpecer procesos judiciales o evasión de impuestos. La policía, que tildó la operación de “caso internacional”, entró en decenas de viviendas privadas y oficinas, donde incautó dinero, droga y equipos tecnológicos.

A pesar de que el uso de marihuana recreativa fue descriminalizado en Israel –lo que supone una simple multa en caso de ser parado por la policía fumando o en posesión de una cantidad mínima-, la marihuana sigue siendo una sustancia ilegal. Si bien el estado judío es puntero en la producción e investigación de cannabis medicinal, que solo puede obtenerse con una receta médica que conlleva un longevo proceso burocrático, las decenas de miles de fumadores israelíes siguen consumiendo en un “limbo” legal, y ahora su principal fuente de provisiones ha sido clausurada.

¿Cuál es el plan de país de los generales que pretenden derrotar a Netanyahu?

Estándar

Todas las encuestas recientes publicadas coinciden: Benny Gantz, vigésimo jefe del ejército de Israel, se encuentra en primera posición y se ha convertido en un serio rival capaz de destronar a Netanyahu, temeroso de que la reciente imputación del fiscal general del estado en tres casos de corrupción separados pueda suponer el fin de su carrera política.

Si bien muchos ven a la coalición centrista Kajol Laván (azul y blanco), que agrupa al Yesh Atid del ex periodista Yair Lapid y a otros dos ex jefes de las FDI, Moshe “Boggie” Yaalon y Gabi Ashkenazi, como la mejor apuesta para reemplazar al gobierno del Likud, hasta la fecha la candidatura de Gantz se ha basado más en nombres y rostros que en contenido y políticas definidas.

En Israel la política es extremadamente personalista. Desde que “Bibi” anunciara el anticipo electoral tras el debilitamiento de la coalición gubernamental por la drástica salida del ex ministro de defensa Avigdor Lieberman, voces de peso en la sociedad pedían a gritos una lista conjunta de todos los aspirantes de centro-centroizquierda para aunar fuerzas y así lograr una amplia victoria electoral.

Pero no ocurrió: como contó hace poco Tzipi Livni, que anunció su retirada de la contienda a la Knesset porque las encuestas vaticinaban que no lograría ni el porcentaje de voto mínimo, los líderes “no supieron dejar los egos aparte”. En un romance de último minuto antes de que terminara el plazo para conformar las listas electorales, Gantz y Lapid firmaron la alianza, con la condición de que, en caso de lograr la victoria, rotarían en el cargo de primer ministro cada dos años. Egos a medias.

Sin literalmente ni abrir la boca, el público y la prensa posicionaron al ex militar como principal rival de Bibi. Nadie duda en Israel de que un respetable currículo militar otorga prestigio y reconocimiento automático, más allá de los dotes políticos o discursivos del candidato en cuestión.

Foto: REUTERS / Amir Cohen

En el mercado laboral israelí, un buen rango en  las FDI o la pertenencia a unidades como “8200” o “Sayeret Matkal” asegura casi de facto un trabajo bien remunerado y reconocido. En política, puede llegar a suponer un trampolín directo a la residencia de la calle Balfur. En el pasado, dos ramatkalim, ambos laboristas, lograron convertirse en primer ministro: Yitzhak Rabin y Ehud Barak.

Continuar leyendo

Los esfuerzos de Polonia por borrar de la historia el colaboracionismo con los nazis

Estándar

Durante la reciente presentación del proyecto “Perseguidos y Salvados” en Cracovia, una investigación sobre miles de judíos europeos que huyeron del nazismo cruzando los Pirineos, las autoridades polacas advirtieron que estaba prohibido mencionar los “campos de concentración polacos”.

Post thumbnailMonumento en Polonia a los niños que se escaparon en el Kindertransport.
Ofer Laszewicki Rubin – Tel Aviv

Tras una exitosa presentación en la universidad de Tel Aviv, la exposición “Perseguidos y Salvados” se preparaba para su próxima presentación en público en el Instituto Cervantes de Cracovia, en Polonia. Josep Calvet, historiador y encargado de la investigación sobre la historia de los cerca de 5.000 judíos europeos que huyeron de la barbarie nazi cruzando el Pirineo desde Francia a la España franquista, se topó con un condicionante de última hora: debido a una ley aprobada recientemente en Polonia, está prohibido mencionar el colaboracionismo que ejercieron ciudadanos polacos en el holocausto judío.

“Fue un asunto preventivo. Al enviar los contenidos de la exposición (plafones con imágenes y texto) nos dijeron que tuviéramos cautela con lo que decíamos de los campos de concentración, porque hay cosas que están prohibidas: no se puede pronunciar el término campos de concentración polacos”, explicó Calvet a Aurora. La nueva ley, que amenaza con hasta tres años de cárcel a quien incumpla la directriz, acepta únicamente describirlos como “campos de concentración nazi en territorio polaco”.

La exposición “Perseguidos y Salvados” en el Instituto Cervantes de Cracovia / Foto: Josep Calvet

El historiador de Lleida y la sede del Instituto Cervantes en la ciudad polaca tomaron medidas preventivas. “No sé si hubo supervisión durante la exposición, que incluía contenidos en castellano traducidos al polaco. Para evitar problemas, cambiamos el contenido de tres paneles”, aclaró Calvet. Como en el catálogo impreso no había ninguna mención explícita al lenguaje prohibido, pudieron traerlo sin problemas.

“Perseguidos y Salvados” recoge decenas de historias como la de Jaques Arad (93 años), judío nacido en Polonia que, tras superar un periplo heroico, terminó instalándose en Zichron Yaacov, al norte de Israel, donde actualmente reside con su esposa. En los años 20, se mudó con su familia a Amberes (Bélgica), que la describió como “la Jerusalén de Occidente” por la intensa vida judía que se respiraba. Tras la llegada de las tropas nazis en 1940, huyeron en tren rumbo a los Alpes franceses.

Jaques Arad, que cruzó la ruta de los Pirineos, junto a una carta manuscrita en una entrevista en Zichron Yaakov. /Foto: Ofer Laszewicki
Pero entonces entraron en vigor las leyes antisemitas de Vichy, y Arad y su familia terminaron presos en campos de concentración franceses, erguidos originalmente para aprisionar a los republicanos españoles que lucharon contra el fascismo franquista. Jaques logró huir, y juntarse a otros judíos franceses que aspiraban con llegar a la entonces Palestina británica. Para ello, cruzaron el Pirineo hacia Catalunya.
El régimen de Franco, aliado de los nazis, mantuvo una posición de cierta ambigüedad, que permitió a unos 15.000 judíos salvarse del exterminio. Con la inestimable ayuda financiera y logística de la organización judía  “American Jewish Joint Distribution Committee”, Arad logró subirse a un barco rumbo a la Palestina británica.

Continuar leyendo

“Libra Home”: realidad virtual para entrenar pacientes con problemas neurológicos

Estándar
Post thumbnail
Ofer Laszewicki Rubin – Jerusalén

Alberto Saul no viene del mundo de la medicina, pero ha logrado impulsar un innovador proyecto que supone un avance para los terapeutas que tratan con pacientes con problemas neurológicos. En una humilde oficina en la escuela de ingeniería Azrielli de Jerusalén, la start-up Libra Home, de marcado acento latino, desarrolla gafas de realidad virtual que ayudan a pacientes con problemas neurológicos a entrenar y mejorar su visión.

Nacido en el seno de una familia judía uruguaya de marcado carácter sionista, Alberto llegó a Israel para completar un “shnat” –programa educativo anual-, y al terminarlo llamó a sus padres para confirmarles que no tomaría un vuelo de regreso a Montevideo. Se enroló en el ejército, donde desarrolló sus dotes tecnológicas: formó parte de una unidad encargada de generar simuladores de vuelos para pilotos de la fuerza aérea. “Hay cosas que son muy peligrosas para hacerlas en la vida real. Entonces, lo pasamos al mundo virtual y el piloto hace ciertos ejercicios en el cual está fuera de peligro”, explica a Aurora en una sala repleta de prototipos de simuladores.

La idea de crear su propia Start-up nació tras una conversación informal con Darío Geisinger, otro joven judío uruguayo, que hizo “aliyá” a Israel hace cinco años, y al que conocía como miembro de la vida judía en el país latinoamericano. Darío, procedente del sector médico, estaba interesado en aplicar la alta tecnología al campo de la neurología. Visitó a su actual socio durante su servicio militar, y comprobó de primera mano las bondades que la simulación virtual ofrece.

“En Israel hay una comunidad latina que ayuda y fomenta el desarrollo de empresas innovadoras”, cuenta Alberto, que reconoce el apoyo que recibió tanto de empresarios del sector privado como de la administración pública israelí para emprender su proyecto. “Lo que hacemos nosotros es crear un mundo virtual, en el cual pacientes con problemas neurológicos puedan entrenar con un mundo muy controlado, donde se pueden controlar todos los parámetros”, explica.

Su proyecto está destinado a gente que tiene “problemas por ejemplo de equilibrio, puede ser por un problema del oído interno, o puede ser un problema mismo en el cerebro”. Para ello, desarrollan sus prototipos de simuladores, con la ayuda de una impresora 3D y una prueba constante de sus resultados.

“Aquí hay una calle con autos, y él con su centro de masa está moviendo una pelota que va comiendo los vehículos”, muestra Alberto, utilizando a uno de sus compañeros de oficina como conejillo de indias. Su “centro de masa” está ubicado sobre una pequeña plataforma en el suelo que detecta sus movimientos, y a través de las gafas de realidad virtual sigue las indicaciones y avanza en el entrenamiento.  “Por varias razones puede haber un problema en el oído interno, o en el cerebro, o por una edad mayor en que las neuronas o las conexiones no son tan buenas. Entonces, la información no llega al cerebro de manera correcta” especifica.

Sus clientes, esparcidos por los cinco continentes, son principalmente terapistas: “tomamos toda esa rehabilitación, la transformamos en el mundo virtual y se la damos al terapista, que es el que usa nuestra herramienta. Ofreceremos una caja de herramientas mucho más grande, ya que nosotros le damos mundos virtuales, en el cual puede llevar al paciente a la calle, al supermercado o a otras situaciones del día a día”, indica Alberto.

Y nos muestra su último avance: una aplicación para smartphones, que permite al terapista diseñar programas a medida para sus pacientes, y poder seguir su evolución sin necesidad de estar presencialmente, ya que “el paciente se puede llevar con su teléfono y unos cascos muy baratos de realidad virtual la terapia que hace en la clínica a la casa”.

Gafas de realidad virtual y un simulador en las oficinas de Libra Home

El Centro Peres por la Paz: promotor de la innovación y la convivencia

Estándar
Ofer Laszewicki Rubin – Yaffo

Decenas de emprendedores y empresarios de sectores como la alta tecnología o la ciencia, junto al ministro de economía de Israel, Eli Cohen, se congregaron en el Centro Peres por la Paz y la Innovación de Yaffo para inaugurar una nueva galería que expone algunos ejemplos de la innovación actual israelí.

La institución y el edificio que la alberga, ubicado frente a la costa mediterránea en Yaffo –al sur de Tel Aviv-, es una de las principales ONG’s del país, que desarrolla e implementa planes y proyectos en sectores diversos como deportes, liderazgo, salud, empresa o medio ambiente.

Fue fundado por el difunto presidente de Israel Shimon Peres en 1996, y sus programas van destinados a cientos de miles de personas de todas las edades, religiones y géneros, y cuenta con una amplia red local e internacional de socios colaboradores.

El ministro de economía Eli Cohen y Chemi Peres, en la inaguración de la nueva galería. / Foto: Ilan Ben Udiz

En el evento, Chemi Peres –emprendedor e hijo del ex mandatario israelí-, recibió a medios de comunicación y ofreció un paseo para conocer de primera mano las instalaciones.

“Muchas personas se dirigieron a Peres y le preguntaron qué hace el estado de Israel en innovación. De aquí nació la idea de explicar la historia de Israel, explicar la trayectoria de vida de Peres, y el lenguaje es de innovación. Porque siempre exigimos innovar para lograr lo que obtuvimos”, destacó.

Vislumbrando la nueva galería, que alberga muestras de empresas de punta como Netafim (agricultura) u Orcam (tecnología ocular), Chemi Peres explicó de dónde surgió el proyecto: “de aquí nació la idea de tomar el concepto del “Start-up nation” junto a toda las actividades por la paz que ocurren aquí. La paz llegará cuando logremos una situación nueva, un mundo mejor, para Israel y para nuestros vecinos en Oriente Medio”.

Entre estanterías con los libros de su padre Shimon, fotos de su trayectoria vital, que explican su figura como estadista y hombre fuerte del aparato de seguridad hasta su rol organizando un partido por la paz con el Barça, su hijo Chemi apuntó que “este lugar muestra lo que ocurre ahora, y también da cierta sensación de que conecta el mundo viejo con el mundo nuevo, desde las antigüedades hasta las compañías más avanzadas”

“En la cápsula del tiempo empezamos con una película titulada “retos del futuro”. Mostramos como la cantidad de seres humanos crece, y con ella los retos que comportan: cómo alimentarlos, curarlos, ayudarles, cómo resolver conflictos entre pueblos y religiones”, explicó a los periodistas, mientras estos se ponían gafas de realidad virtual para experimentar el simulacro en 3D.

La cápsula del tiempo del Centro Perez por la Paz. / Foto: Ilan Ben Udiz

“El sueño y el motivo de todos es que el Centro Peres por la Paz y la Innovación sea el lugar en que Israel se modernice, siga creciendo, que nuestros jóvenes aquí logran dibujar un futuro mejor”, concluyó Chemi Peres.

El Partido Laborista celebra primarias internas ante la amenaza de desplome

Estándar
Post thumbnail
Avi Gabbay, con militantes laboristas, frente a un centro de votación. / Foto: Facebook “Avodá”
Ofer Laszewicki Rubin – Tel Aviv

Unos 60.000 militantes del Partido Laborista escogerán hoy en urnas repartidas por todo el país la lista electoral que la formación presentará a las próximas elecciones de Abril. Con unas encuestas que siguen vaticinando una caída histórica de la formación liderada por Avi Gabbay –que podría pasar de los 24 escaños actuales a tan solo 5-, el laborismo que fundó y consolidó el estado de Israel podría pasar a ser una fuerza política minoritaria y residual.

En las primarias internas –que solo celebran el laborismo, el Likud y el izquierdista Meretz-, la militancia puede escoger una lista de 8 a 10 nombres de los 44 candidatos que se presentan. Simpatizantes del partido aspiran a que la configuración de una lista con candidatos populares a la cabeza, como los jóvenes Itzik Shmuli o Stav Shafir, pueda dar un empujón y revitalizar al partido. Gabbay animó a la militancia: “salir y votar. Somos una democracia y el poder está en vuestras manos”. En los últimos días, el líder del partido ha dado mayor visibilidad en los medios de comunicación a los candidatos más potentes.

Si se toman en cuenta las encuestas que le pronostican la histórica caída, los candidatos a las primarias tienen escasas opciones de colocarse en una posición realista para ser elegidos a la Knesset. El segundo lugar de la lista está reservado a elección del líder –aunque no está garantizado que use su derecho- y el cuarto para una mujer.

Por ello, las luchas internas en el partido han sido encarnizadas en los últimos meses, con diputados electos anunciando que renunciaban a presentarse a las primarias, y otros, como Eitan Cabel, cuestionando y criticando en público el liderazgo de Avi Gabbay. De los 24 parlamentarios de la extinta coalición “Unión Sionista” de la pasada legislatura –conformada por el laborismo y Hatnuá de Tzipi Livni-, tan solo 14 concurren a las actuales primarias.

Entre las nuevas incorporaciones se encuentran el ex activista de la ONG “Buen Vecino” Yair Fink; la asesora de comunicación Emilie Moatti; el periodista Henrique Cymerman; el rabino y líder del movimiento reformista en Israel Gilad Kariv; o la curiosa incorporación de Michal Zernowitski, mujer procedente del sector ultraortodoxo.

LOS FUNDADORES, ALEJADOS DEL PODER

El Partido Laborista se constituyó en 1968 en una confluencia de tres partidos, que incluía el Mapai de David Ben Gurion, creado en 1930 y que de facto ejerció el liderazgo de la comunidad judía en los años previos a la fundación del estado de Israel en 1948. Hasta la maapecha del Likud en 1977 –la primera vez que la derecha logró el poder-, el laborismo fue la fuerza que construyó el estado y monopolizó el poder político, financiero, mediático y cultural del país.

Pero el laborismo no ha vuelto a ocupar la residencia de la calle Balfour de Jerusalén desde la salida de Ehud Barak en 2001, tras el fallido intento de sellar un acuerdo con los palestinos, liderados por Yasser Arafat, que desembocó en el inicio de la Segunda Intifada. Desde entonces, en los últimos 16 años ha vagado en la oposición y esporádicamente ha entrado en coalición de gobierno con el Likud de Netanyahu.

En las últimas elecciones generales de 2015, el partido se presentó en coalición con el movimiento “Hatnuá” de Tzipi Livni, logrando 24 escaños y situándose como segunda fuerza. De hecho, las encuestas entonces lo colocaban como serio aspirante a la victoria, pero el mensaje de última hora de Netanyahu (“los árabes están viniendo a votar con autobuses en masa”) le acabó otorgando la victoria. Gabbay se deshizo de su socia Livni en una rueda de prensa en directo, algo que todavía le restó puntos en las encuestas y acrecentó las críticas hacia su figura, por supuestamente tomar las decisiones sin consenso en el partido.

La otra gran amenaza electoral son las nuevas formaciones centristas, como Josen LeIsrael del ex jefe del ejército Benny Gantz o el ya consolidado partido Yesh Atid del ex periodista Yair Lapid. Con un fuerte mensaje apelando a la seguridad, probablemente el primer factor que toma en cuenta el electorado israelí, pero con mensajes más ambiguos respecto a otras cuestiones clave -como la resolución del conflicto con los palestinos o el porvenir de los asentamientos en Cisjordania-, estas formaciones amenazan con “comerse” al electorado del laborismo.

Para paliar la caída, en los últimos días han aparecido informaciones en la prensa local especulando sobre la opción del Partido Laborista de concurrir en una lista conjunta con el partido de izquierda Meretz e incluso reavivar la figura del ex primer ministro Ehud Barak, para conformar una lista de izquierda más atractiva. Pero Gabbay, desde su toma de posesión, trató de llevar la formación a las aguas del centro. Todo en la política israelí es imprevisible y volátil, por lo que habrá que esperar al minuto 90 para medir la relevancia del laborismo en el presente y futuro de la política de Israel.